Home » Consejos » Combate los problemas más comunes de la depilación en el área del bikini

Combate los problemas más comunes de la depilación en el área del bikini

Depilación



No dejes que los efectos secundarios de la depilación (pelos enquistados, pequeños cortes, granitos y otros enemigos) te hagan cambiar los microshorts por baggie pants todo el verano: tres dermatólogos te dan las soluciones infalibles para fulminarlos. ¿Un plus? Los trucos para mantener la zona perfecta siempre y los utensilios más cool del momento. Bienvenida al manual de la experta aniquiladora del vello.


Piel enrojecida


Si una hora después del ritual depilatorio (no inmediatamente) empiezas a sentir picor y sensación de calor, toma medidas. Puede que estés teniendo una reacción alérgica al producto depilatorio en cuestión. Lo más probable es que no sea nada: “cualquier método de depilación supone una agresión importante para la piel, y las rojeces y sarpullidos son solo una consecuencia al ataque”, explica la Dra. María Segurado, asesora dermatológica de Nivea. Pero es mejor prevenir que curar. Lava inmediatamente la zona para eliminar cualquier partícula que pueda estar causando la alergia. “Para calmar la sensación de quemazón lo idea es aplicar frío, como compresas empapadas en agua congelada, hielos…”, comenta la Dra. María Teresa Gutierrez Salmerón, vocal de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (www.aedv.es). Si la molestia persiste, acude al médico, “quizá necesites una crema con hidrocortisona e incluso combinarla con antihistamínicos orales, aunque eso debe valorarlo el especialista según la intensidad de la reacción”, recomienda el Dr. Ordás, dermatólogo fundador de la Clínica Ordás (www.clinicaordas.com).


Pequeños rasguños


Las maquinillas resultan especialmente agresivas en la línea del bikini. “Para evitar cortes y otros problemas cutáneos, es aconsejable deslizar la maquinilla en la misma dirección del crecimiento del pelo”, afirma la Dra. Segurado. “Y en horizontal, desde el interior”, apuntan desde Wilkinson. Hazte con una maquinilla de cabezal flexible (se acoplan perfectamente a la línea del bikini) y que tenga bandas lubricantes para que se deslice mejor. Desinféctala con agua oxigenada cada vez que la utilices y nunca alargues su uso más allá de un mes o si la utilizas cada tres o cuatro días ponle fecha de caducidad al séptimo uso. notarás que ha llegado su hora porque necesitarás hacer más presión para que apure.


Granos picajosos


Suelen aparecer por irritación 24 horas después del momento de la depilación, justo antes de enfundarte tu nuevo microbiquini y disponerte a salir para ir a la playa: de lo más inoportuno. Estos antiestéticos bultitos rojos los producen casi todos los métodos de depilación. Una de las causas es la falta de hidratación. Según la Dra. Segurado “el efecto de la maquinilla y la cera sobre la piel es menos traumático si esta está bien hidratada”. Si llegado el momento tu piel parece la de un lagarto, aplica una buena capa de crema corporal y utilízala a modo de espuma de afeitar. Notarás la diferencia. Pero la sequedad no es la única culpable: evita las prendas ceñidas y los tejidos acrílicos (son más irritantes). Si puedes, deja que la piel respire el aire al menos dos horas después de depilar. Pero sea cual sea la causa, el procedimiento a seguir es el mismo: “aplica un poco de crema con ingredientes calmentes”, prosigue Ordás. El aloe vera o la camomila te irán genial y en un par de días habrán desaparecido.


Foliculitis


Da su cara en forma de granos grandes y se producen porque un nuevo vello, al crecer, no consigue romper la capa de células muertas que lo cubre y su folículo piloso (raíz) se infecta por la acción virulenta de los estafilococos (una bacteria que vive en nuestra piel). Para evitarlo, exfolia la zona de manera regular. “Las fórmulas con partículas finas y activos calmantes son perfectos para la línea biquini”, comenta la asesora de Nivea. Utilízalas una vez por semana siempre sobre la piel húmeda. Pero si ya es tarde, “lava la zona dos veces al día con una solución de peróxido de benzoyl al 5% para desenquistar el poro y aplica una crema antibiótica”, concluye el Dr. Ordás.


En búsqueda del método ideal para depilarte


Cremas, cuchillas, maquinillas eléctricas, bandas, mousses, geles… Seguro que has probado muchos de ellos. Analizamos pros y contras de los aniquilapelos más comunes.


Operación: cortar


Las cuchillas y cremas depilatorias se han reinventado para hacer de su uso algo fácil, rápido e incluso placentero. ¿Su estrategia? Hacer desaparecer el pelo visible mediante corte o desintegración, con un plus. Si eres de las que no se despegan de la maquinilla, jubila la antigua y hazte ya con una que incorpore bandas de gel emoliente: hace que la cuchilla se deslice más fácilmente y no necesites utilizar espuma. Si tienes pánico a los cortes, dale a las cremas depilatorias. ¿Te acuerdas del olor que desprendían las primeras? Ahora puedes conseguirlas con aromas florales. Un placer.


Plan de ataque: arrancar


Capaces de acabar con el pelo de un tirón, ceras, aparatos eléctricos y pinzas representan la solución ideal para aquellas que quieren disfrutar de una depilación duradera todo el verano. Pero no es oro todo lo que reluce… “Los sistemas que arrancan el pelo de raíz fomentan la infección de los folículos pilosos al no exfoliar”, comenta la Dra. María Segurado. Si no tienes buena circulación, olvídate de las ceras calientes. Opta por el gel, el roll-on o las bandas. ¿Propensa a los pelos enquistados? Hay nuevas depiladoras con cabezal exfoliante.


Misión: fulminar


Los expertos coinciden; el láser es el método más eficaz para olvidarse del pelo indeseado para siempre. ¿El pero? Son caros, no suelen ser aptos para las pieles más morenas y no resuelven la papeleta a las rezagadas, las que demandan una solución de aquí y ahora.


Vía | tuestetica.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+