Connect with us

Fitness

Complementos que no debo olvidar para salir a correr

Correr es una de las actividades que más satisfacciones trae al organismo, no solo porque ayuda a quemar una importante cantidad de calorías sino porque la inversión que se realiza es mínima en compoaración con el dinero que inviertes en tratamientos de reductores, masajes en spa y cremas de aplicación casera localizada.


Sobre todo es una de las mejores opciones para quienes como yo, empiezan los tratamientos y al poco tiempo lo abandonan por falta de disponibilidad o de recursos. Pensando en esto una amiga nutricionista se decidió a ayudarme y me recomendó practicar esta disciplina para recuperar mi peso ideal y de paso ayudar a mejorar mi estilo de vida.



Pero empezar a correr no solo requiere de un par de zapatillas y ropa cómoda, sino también de ciertos elementos que nos ayuden a potenciar el esfuerzo físico y obtenga a cambio transformar la grasa en masa muscular.


Los básicos


Una de las cosas que se recomienda llevar siempre que salgas a correr es una botella de agua pequeña. Este es un elemento muy importante porque de él depende que nos hidratemos correctamente durante el desarrollo de las actividades.



Algunos suelen llevarlo en la mano, pero no les aconsejo hacerlo (sobre todo si eres neófito en el asunto) pues con el paso de los minutos y el cansancio a cuestas es probable que termines por desechar tu botella o no volverla a llevar. En su lugar te propongo llevar un canguro mediano y llevar ahí una botella de 500 ml. o dos pequeñas que, estratégicamente colocadas, te disimulen el peso del agua con tu propio peso.



Otro de los elementos que no deben faltar en tus entrenamientos diarios es el pulsómetro, ya que con este aparato se puede controlar y medir el ritmo cardiaco; es recomendable para los aficionados al deporte porque así nos podemos mantener fácilmente dentro de los límites aconsejados de resistencia.



Por último, dentro de los indispensables debes contar con un buen cronómetro para tomarte el tiempo y así puedes sacarle provecho a tu poco tiempo. Si cuentas con uno puedes programarlo para que cuente en regresiva y al final de cada tiempo te avisa con una alarma. Es muy práctico; incluso puedes encontrar versiones de pulsómetros con cronómetro para que te faciliten el tener que llevarlos encima.


Los accesorios


Viendolo del lado relajante, algo que no debes olvidar es tu iPod, o reproductor de MP3, pues no hay nada más placentero que correr acompañada de tu música favorita. Incluso, si no tienes ganas de correr ese día, la música te sirve como un buen inspirador.



Si corres en verano, son muy importantes la gorras de vicera y las gafas de sol, para que te protejan del exceso de luz solar y del calor. Si te encuentras en invierno, es importante llevar en tu canguro una capa para la lluvia que te proteja de la humedad.



Aunque la mayoría de personas puedan decir que para correr no se necesita nada más que zapatillas y un buzo, lo cierto es que si quieres hacer bien las cosas tienes que hacer una pequeña inversión. De lo contrario solo conseguirás dañarte las articulaciones o hasta la columna.


Por ejemplo, yo sufro de los pies semiplanos y tiendo a cansarme rápido al caminar y más al correr; sin embargo, si invierto en un par de zapatillas ideales para mi tipo de pies, podré realizar esta actividad sin problemas como cualquier otra persona con los pies normales.


Ahora, si quiero dedicarme a correr como una actividad regular que me ayude a mantenerme en forma, los zapatos me van a costar mucho más, pero este gasto no se va a comparar con el que tendría que hacer si me llego a lesionar alguna parte de mi cuerpo. En mi caso encontré unas zapatillas especiales en la marca Nike, las cuales me salen mas o menos unos 90 dólares, según mi tipo de pisada.



Otro punto importante es la ropa para correr. Si vas a salir de cuando en cuando, puedes llevar cualquier tipo de ropa de algodón que sea cómoda para ti. Pero si quieres dedicarle tiempo como hobby, es mejor si inviertes un poco en ropa para correr que es ideal para llevar tanto en verano como en invierno porque aisla la humedad del cuerpo.


Para cuidar tu piel es necesario que la protejas aplicándote un buen bloqueador solar, para evitar que te broncees demás o que adquieras algún tipo de cáncer a la piel por la exposición a los rayos ultra violeta.



Asimismo, recuerda que es básico correr a una misma hora todos los días para acostumbrar físicamente al cuerpo; al correr respira por la naríz y expira por la boca para controlar tu respiración. Escoje una superficie plana para trotar todos los días y procura correr siempre a tu propio ritmo hasta que ya no te sea difícil, luego incrementa el nivel.


Escrito por Lidia Caparachin


Vía | lineayforma.com

Continuar leyendo
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fitness

¿Beneficios de Hacer G.A.P.? «Abdominales, Glúteos y Piernas»

G.A.P. ó  abdominales, glúteos y piernas, es una de las modalidades del fitness que cobra más auge en los meses previos a la llegada del verano. Sin embargo, cada vez son menos los que sólo frecuentan el gimnasio por esas épocas, para hacerlo de forma rutinaria y durante todo el año.

Previo calentamiento, se comienza con una serie de ejercicios localizados dirigidos específicamente a estas tres partes del cuerpo. Este tipo de ejercicio tiene mucho éxito ya que tanto la zona del abdomen como las piernas y los glúteos son las más propensas a la acumulación de grasas y su posterior flacidez. (más…)

Continuar leyendo

Fitness

Caminar o correr: ¿Qué es lo mejor para usted?

caminar vs CORRER


Ambas actividades son muy beneficiosas para la salud y la imagen corporal. Sin embargo, a algunas personas  les conviene más caminar y a otras correr. ¿Por cuál decidirse?


Caminar y correr: ambas nos permiten disfrutar de la naturaleza, del movimiento y nos brindan vitalidad y sinnúmero de beneficios para la salud.


Una más fácil de realizar, la otra más exigente, pero ambas son actividades que parecen estar inscriptas en nuestros genes. El hombre, durante la Prehistoria, alcanzaba a sus presas gracias a su alta resistencia: podía perseguir a un animal horas y horas hasta cazarlo y luego, almorzarlo. Hoy en día tenemos las mismas piernas, la misma capacidad pero lejos ha quedado ese formidable entrenamiento del Hombre Sapiens. En esta nota le proponemos elegir una de estas dos actividades para incorporar a su vida para siempre. No le servirán para cazar un jabalí, pero sí para estar en forma y saludable.

Ayudan a reducir el exceso de peso.Controlan la presión sanguínea.Disminuyen el colesterol “malo y aumenta el HDL  (el “bueno”).Mejoran la forma en que nuestro cuerpo utiliza el azúcar y la insulina (lo cual ayuda a prevenir la diabetes).Mantienen los huesos fuertes y previenen la osteoporosis.Mejoran el estado de ánimo, eliminan tensiones y preocupaciones y combaten la depresión.Ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer.Retrasan el proceso de envejecimiento.Mantienen el buen funcionamiento del cerebro a medida que envejecemos.Reducen los efectos del estrés. Disminuyen la ansiedad; aumentna la  autoestima y la confianza.Incrementan el nivel de endorfinas, las “hormonas del bienestar”.Colaboran en el control de la celulitis, disminuyen el diámetro de piernas, las tonifica y mejoran la circulación sanguínea.Ayudan a la pérdida de grasas del cuerpo evitando el sobrepeso y la obesidad.Favorecen la inmunidad, aumentando la producción de los componentes de la sangre que luchan contra los virus y bacterias.Actúan como supresores moderados del apetito. Ayudan a la digestión y eliminación.

CAMINAR:

El beneficio especial: caminando se retrasa la artrosis. Si usted ya la padece, evitará su progreso.Quién la puede practicar: todo el mundo. Incluso, se la recomienda a personas que han sufrido alguna enfermedad cardiovascular para su rehabilitación.Cuándo no hacerlo: no existen contraindicaciones. Si usted es hipertenso/a no camine a un ritmo intenso, consulte a su médico. Si ha estado con fiebre,m espere unos días para retomar la caminata.Cuánto caminar: hacer 30 minutos al día dos veces por semana es lo ideal. Si es joven o está en la mediana edad puede esforzarse un poco y caminar una hora por día a paso rápido: se sorprenderá de los resultados.A qué ritmo hacerlo: camine de manera que pueda hablar al mismo tiempo.

PLAN PARA EMPEZAR A CAMINAR

Camine entre 20 a 30 minutos diarios durante una o dos semanas.Pasado este tiempo, ya estará más entrenado/a y podrá caminar una hora seguida o en dos veces por semana.Empiece poco a poco para evitar el cansancio y el agotamiento muscular.Lleve siempre una botellita de agua para hidratarse y salga con ropa y calzado cómodo.

CORRER

El beneficio especial: correr permite llegar a un buen nivel aeróbico en menos tiempo que la caminata y se empieza a quemar grasas antes. También se logra reducir volumen y bajar peso con mayor rapidez.Quién la puede practicar: quienes tengan cierto nivel de entrenamiento.Cuándo no hacerlo: si padece artrosis de rodilla o cadera, alteraciones en los tobillos y obesidad. En caso de problemas cardiovasculares, siguiendo las indicaciones del médico.Cuánto correr: al menos tres veces por semana. La duración es muy importante cuando se habla de correr. En general, lo ideal está en 30 a 45 minutos. Para corre más lo ideal es anotarse en algún grupo de corredores con un profesor que indique el entrenamiento adecuado.A qué ritmo hacerlo: si puede hablar mientras corre, está corriendo a una velocidad correcta. Si tiene en sus planes particar en una competencia, lo mejor es ponerse bajo el asesoramiento de un profesor.

PLAN PARA EMPEZAR A CORRER


–          Es necesario aprender bien la técnica de la carrera, de esa manera se previenen daños en las articulaciones.


–          Corra en terreno húmedo y blando. Evite el asfalto.


–          Hidrátese: se aconseja beberantes, durante y después de correr. Llévese siempre su botellita.


–          Antes de empezar a correr haga ejercicios de entrada en calor y después, estiramientos.


–          Si no tiene costumbre de correr, se aconseja caminar y luego correr, lo que permita su capacidad.


–          Si empieza a fatigarse, no se pare, siga caminando hasta recuperar la respiración normal.


–          Vea plan en el recuadro.


Antes de ponerse las zapatillas



1.- Si usted tiene 40 o más años y hace mucho tiempo que no practica deporte o tiene antecedentes de problemas cardíacos, debe hacerse un reconocimiento médico que incluya un electrocardiograma y una prueba de esfuerzo para valorar el funcionamiento del sistema cardiovascular. De este modo el profesional establecerá el ritmo cardíaco al que puede trabajar sin riesgo para su salud.


2.- Lo más aconsejable es empezar combinando la carrera con la caminata durante varias semanas.


3.- Son muy importantes los días de descanso. La recuperación es una parte muy importante del entrenamiento. Por lo tanto, hay que evitar correr dos días seguidos para no lesionarse.


4.- Comience a correr con un ritmo lento, para evitar el agotamiento y los dolores. Si se hace bien y sin apresurarse, se obtendrán solo ventajas: bienestar, lograr buen estado físico y mental.


Vía | revistabuenasalud.com

Continuar leyendo

Fitness

Tips para no abandonar el ejercicio

Tips para no abandonar el ejercicio.jpg


Por más buena intención que se tenga, cuando empezamos a hacer ejecicio de golpe -de un día para el otro y queriendo hacer miles de ejercicios al mismo tiempo- no hay muchas posibilidades de que este entusiasmo inicial perdure. De lo contrario: cuanto más rápido e intenso empezamos, más rápido abandonamos. Y en esa pérdida de entusiasmo viene lo peor: dejamos el ejercicio.


¿Cómo hacemos, entonces, para mantener la motivación? ¿Qué se debe hacer para no abandonar el ejercicio? Hay varios trucos. A continuación te los enumeramos:


No empieces demasiado rápido, ni demasiado intenso, ni con demasiada frecuencia. Cuando arrancamos con todo se nos dificulta seguir el ritmo, mucho más cuando se trata de ejercicio. Comienza de a poco, y ve aumentando la intensidad y frecuencia con que realizas actividad física gradualmente, con el tiempo.Haz calentamiento antes de comenzar para preparar a tu corazón y estiramiento al terminar para relajar los músculos. Te ayudará a prevenir lesiones y disfrutar mejor de la actividad.


Lleva un registro de tus ejercicios. Anota en tu agenda cuánto ejercicio has hecho cada día. Estos apuntes te ayudarán a ver cómo vas evolucionando.


Fíjate metas. Una manera de mantenernos motivados en el ejercicio es desafiarnos a nosotros mismos, planteándonos objetivos. Por ejemplo; durante una semana propónte caminar durante 25 minutos. A la siguiente, durante 30 y así sucesivamente. Esto, además, impide que te quedes estancado en una misma actividad.


“No duele, no duele”. Si te cuesta muchísimo hacer un abdominal más o sientes que ya no puedes más pero todavía no has cumplido con tu meta, haz el esfuerzo de continuar hasta lograrla. Piensa que es por tu salud y para ponerte en forma: ¡vale la pena!


Recompénsate. Cada vez que cumplas con las metas que te propongas, hazte un regalo a ti mismo. Por ejemplo: si tu plan era correr durante 45 minutos y lo pudiste hacer… ¡Te ganaste un premio! Un premio que nos autoregalamos para mantener el entusiasmo.


Cuéntale a tus amigos. Utiliza un tweet o mensaje de Facebook para contarles a tus amigos que te estás entrenando y llevando una vida más saludable. Seguro tendrás muchísimas felicitaciones y mensajes de aliento que te entusiasmarán.


Ve con tus amigos. Hacer ejercicio con amigos es mucho más divertido que hacerlo solo. Y si es mucho más divertido no hay posibilidades que lo abandones.


Como verás, hacer ejercicio no es solo ir al gimnasio y listo. Debemos procurar que se integre a nuestras rutinas.


Vía | vivirsalud.com

Continuar leyendo

Popular