Home » Estética, General » Diferencias entre desodorante y antitranspirante

Diferencias entre desodorante y antitranspirante

Desodorantes y antitranspirantes


La transpiración es un efecto natural e indispensable para mantener equilibrada la temperatura corporal y eliminar parte de las toxinas que produce nuestro organismo, proceso vinculado a dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas. Las primeras se encuentran en todo el cuerpo, responden al calor externo y al ejercicio físico, su secreción es líquida y su misión principal es regular la temperatura. Las apocrinas, menos numerosas, se sitúan bajo los brazos y en genitales, sus fluidos son de tipo graso y aunque son inodoros (sin olor) cuando se originan se vuelven olorosos al ponerse en contacto con las bacterias de la piel.


Es por ello que desde tiempos prehispánicos los hábitos de limpieza se han considerado muy importantes, por ejemplo, se dice que los aztecas se bañaban hasta tres veces al día y recurrían a hierbas aromáticas para prevenir y eliminar olores corporales desagradables, ya que tenían la creencia de que estos ofendían al entorno. Así ha sido a lo largo de la historia, pues el ser humano ha buscado constantemente nuevas sustancias que le proporcionen aroma agradable, como las contenidas en desodorantes y antitranspirantes, productos que neutralizan y/o acaban con el mal olor.


A simple vista resulta fácil la confusión entre desodorante y antitranspirante, ya que en un principio parece que tienen muchas similitudes. La función principal de un antitranspirante es tapar los poros evitando así una sudoración excesiva, por lo que no es muy recomendable, ya que nuestro organismo necesita expulsar el sudor por alguna parte. En los antitranspirantes la composición principal es el clorhidrato de aluminio (sales de aluminio), un astringente que contrae los poros. Existen varios mitos que afirman que son perjudiciales para la salud. Lo que sí está demostrado es que para pieles sensibles no es bueno abusar de estos productos.


Por el otro lado, el desodorante tan sólo perfuma sin tapar los poros de la piel, por lo que podemos utilizarlo sin problemas, ya que deja que el sudor fluya, pero evita el mal olor. De los más recomendables son los desodorantes minerales, ya que están formulados con activos naturales que promueven la baja irritación y la eliminación del mal olor, por ejemplo, algunos contienen extracto de manzanilla natural, recomendada para pieles delicadas e irritadas.


Por Adriana Ortiz


Fuente: Angelíssima (www.omnilife.com)

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+