Home » Consejos » Embarazo saludable con suplementos y vitaminas

Embarazo saludable con suplementos y vitaminas

Uno de los momentos cruciales en la vida de toda mujer es el embarazo, no sólo por la gran importancia que esta etapa demanda en la pareja, sino también por el efecto y satisfacción que trae en la familia y amigos.


Pero no es nada sencillo afrontarlo; físicamente el cuerpo sufrirá un gran desgaste, pues serán utilizadas todas la reservas que puedas tener en tu cuerpo, reservas que han sido acumuladas por años.


Por este motivo, tu alimentación no es algo que debes poner en segundo plano sino todo lo contrario. Lo que comas no sólo irá a cubrir ese desgaste, sino que te será necesario para poder alimentar a tu bebé cuando ya lo tengas entre tus brazos.



Comer por dos


Cuando una mujer está embarazada, se dice que debe comer por dos, pero no se trata de eso sino de comer todo lo sano que se pueda.


Recuerda (y si no lo sabías ahora ya lo tienes) que debes subir de 10 a 12 kilos durante tu embarazo; si sobrepasas este peso debes de hacerte una serie de pruebas para descartar cualquier riesgo para el bebé o para ti.


¿Suplementos?


Asimismo debes  consumir los suplementos necesarios para proteger tus huesos y ayudar a construir el tejido fetal y la placenta que albergará al nuevo ser.


Lo ideal durante este periodo es consumir las vitaminas C,D Y E y ácido fólico, calcio y hierro. Ello te ayudará a prevenir la descalcificación de tus huesos y la anemia, así como problemas con el hígado a causa de ciertas deficiencias.



En el mercado encontrarás una gran diversidad de suplementos alimentarios que si consultas con tu médico de cabecera y tu ginecóloga, te pueden recetar. Sin embargo, la base de toda tu salud y reservas están en los alimentos que consumes día a día, y sin gastar más.


Una vitamina del complejo B considerada un nutriente esencial es el ácido fólico; esencial quiere decir que el ser humano no es capaz de sobrevivir sin sintetizarlo.


Es importante consumirla para ayudar al bebé en la primera etapa de formación; al menos hay que consumirlas entre 3 y 6 meses antes de estar embarazada, y siempre bajo un control médico.


Tomar ácido fólico evita malformaciones como la anencefalia, mielomeningocele y la más común, la espina bífida, un defecto de nacimiento de la columna vertebral.



Esto también se descartará mediante la primera ecografía. No te preocupes si no te recomiendan este suplemento pues el ácido fólico es una vitamina que encontrarás en las lentejas, el brocoli, frutos secos, espinacas, las habas y más.


Así que solo debes de comer sano pues nuestro cuerpo es capaz de aprovechar la cantidad de vitaminas que requerimos.


Las vitaminas D y E los encontrarás en las carnes, verduras y el huevo. Todos los variantes de la leche, mantequilla, queso o yogur.


No te olvides que la vitamina C, actúa en el organismo como transportadora de oxigeno e hidrógeno, pero también interviene en la asimilación de ciertos aminoácidos, del ácido fólico y del hierro.


Durante el embarazo es muy importante la ingesta de hierro, ya que una gran parte de esa cantidad la utiliza la madre para aumentar la cantidad de sangre en un 50% y el resto del hierro lo utiliza el feto y la placenta para su desarrollo.


Es muy fácil para una mujer en esta etapa caer en un cuadro anémico, por lo que si te llegan medicar con tabletas de hierro las debes consumir con un vaso de jugo de naranja para que tu cuerpo lo pueda asimilar.


Escrito por Lidia Caparachin


Vía | lineayforma.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+