Home » Salud » Falsas creencias sobre la hipertensión arterial

Falsas creencias sobre la hipertensión arterial

¨??

Mi presión es nerviosa”

FALSO. Éste es, tal vez, el mito más frecuente entre los hipertensos. Suele pensarse que la presión alta se debe a un estado emocional y no a lo que realmente es: una enfermedad de la pared arterial. La presión arterial varía en forma permanente, con cada latido del corazón. Cuando una persona que tiene una arteria normal sufre una situación de estrés o tiene una mala noticia, su presión puede subir, pero poco. Sin embargo, cuando alguien que tiene hipertensión sufre la misma situación, su presión se eleva mucho más. Lo que sucede es que los hipertensos presentan una respuesta exagerada a situaciones de estrés y, por ese motivo, creen que el origen de su presión es nervioso.

“Cada vez que voy al doctor, mI presión arterial es alta, pero  esto me pasa porque me pongo nervioso”.

PUEDE SER. Usted puede experimentar lo que se llama  “fenómeno del guardapolvo blanco”, es decir, su presión puede subir cuando va al consultorio a partir de una reacción de alerta. Es importante saber que la presión arterial cambia unas 114.000 veces en el día. Muchas cosas pueden afectarla: el estrés, el esfuerzo físico, una emoción violenta, el cansancio físico o intelectual. Por lo tanto, es conveniente medirla en distintos momentos del día.

“Quienes tienen alto el colesterol, automáticamente tienen hipertensión”

NO ES CIERTO. Según la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, esta enfermedad no tiene relación causa-efecto con el colesterol. Sin embargo, algunos hábitos de vida como el sedentarismo y la obesidad, que aumentan la presión arterial, también provocan elevaciones del colesterol.

“Tomar medicamentos para la presión puede traer dificultades sexuales”

PUEDE OCURRIR. Es una preocupación muy frecuente. Algunos hipertensos tratados con hipotensores sufren de disfunción eréctil o de disminución del deseo, pero esto prácticamente se evita consumiendo dosis bajas. Además, existen en la actualidad nuevas drogas que no afectan la función sexual.

“Algo tan económico y simple como una aspirina no puede tener beneficios para el corazón”

ESTA ES OTRA FALSA CREENCIA. La aspirina sirve en pacientes hipertensos tratados y controlados, fundamentalmente en los hombres, ya que reduce su riesgo de infarto en un 41%. Se sugiere utilizar dosis de entre 75 y 100 mg por día. No las tome en forma indiscriminada o en dosis mayores de 500mg por día (una aspirina común). Para que el tratamiento sea efectivo, debe ser continuo y controlado por un médico.

“No es necesario controlar la presión arterial hasta llegar a una determinada edad”

FALSO. La presión arterial debe ser controlada a toda edad, incluso desde la niñez. La hipertensión en los chicos existe, pero se la desconoce porque no se les suele tomar la presión. La Academia Estadounidense de Pediatría sugiere medirla en forma rutinaria desde los tres años de edad. Actualmente, niños y adolescentes pasan una gran cantidad de tiempo frente a las computadoras y la televisión, lo que suele traer problemas como el sedentarismo y una mala alimentación. Esto favorece el desarrollo de obesidad, que está fuertemente ligada con la hipertensión en la vida adulta. Otro factor de riesgo es el cigarrillo, que afecta al 30% de los chicos de entre 14 y 16 años. Para prevenir la hipertensión arterial, es muy importante habituar a los niños y adolescentes a tener conductas saludables.

“La hipertensión es sobre todo un problema de hombres”

NO ES CIERTO. Si bien los hombres tienen mayor predisposición a desarrollar hipertensión arterial, también puede afectar a las mujeres. Algunas de sus causas son el uso de anticonceptivos orales, la obesidad, el embarazo o una historia familiar de hipertensión. Esta enfermedad las afecta en mayor medida a partir de la menopausia, cuando se igualan en frecuencia con los hombres. Esto se debe fundamentalmente al déficit estrogénico que padece la mujer durante esta etapa de su vida. Una de cada dos muertes de mujeres que se producen anualmente en Estados Unidos se debe a enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares, mientras que solo el 4% se produce por cáncer de mama. Sin embargo, suele pensarse que el riesgo es inverso: la mayoría de las mujeres van al ginecólogo, pero muy pocas se toman la presión.

Vía | revistabuenasalud.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+