Home » Nutrición » La verdad acerca de la sal

La verdad acerca de la sal

la-verdad-acerca-de-la-sal.jpg


Como todos sabemos, la sal es un tema controversial. Un día leemos que la sal es esencial para una buena salud, el próximo día causa hipertensión y muchos otros problemas cardíacos. Lo que es seguro es que la necesitamos, y es fundamental para el funcionamiento de nuestro organismo. Por ejemplo, la Biblia tiene más de 50 referencias a la Sal, la mayoría de ellas positivas — esto debería ser un indicador de cuán importante es realmente.


La sabiduría convencional tiene razón en lo que respecta al Cloruro de Sodio (el tipo que encontramos comercialmente) es malo para nosotros. Esto es causado por el alto refinamiento de la sal que ha sido calentada y duramente procesada, lo que le quita todos los minerales y nutrientes. En esencia, se convierte a la definición de la comida chatarra. Este proceso también añade muchos componentes tóxicos como alumino, que se ha demostrado que es perjudicial para el cerebro y el páncreas.


¿Por qué necesitamos la sal?


La sal marina sin refinar es esencial para nuestros cuerpos – tenemos que mirar a nuestros cuerpos como el océano con toda la cantidad de fluídos corporales: linfáticos, sangre y fluídos extracelulares. Esto hace obvio que un buen balance entre nutrientes y minerales es necesario, especialmente porque su constitución es tan similar al agua de mar en términos de contenido mineral.


Nutrir las glándulas suprarrenales – nuestras glándulas suprarrenales se mantienen de sodio. Pero necesitan sodio con todo el espectro de minerales y no el cloruro de sodio refinado del que nos alimentamos en abundancia hoy por hoy. Para mí la sal es más importante en curar y prevenir la fatiga suprarrenal que cualquier otra vitamina sintética.


Sueño – puede estar vinculado a la habilidad de la sal de relajar las glándulas suprarrenales, pero aquellos que han estado en una dieta de bajo sodio o de sodio “malo” pueden notar una gran mejora en el sueño cuando empiezan a consumir sal buena.


Presión sanguínea – Es la sal refinada y procesada la que causa un incremento en la presión sanguínea. La sal no refinada de alta calidad es útil para reducir la presión sanguínea en la mayoría de los casos.


Hinchazón – La sal suele asociarse con la retención de líquitos. En mi experiencia, empezar a consumir una buena cantidad de sal sin refinar ha solucionado problemas como emedas y otros problemas relacionados con la retención de líquidos. Esto es porque el contenido de minerales ayuda a balancear el cuerpo y prevenir que los fluídos se acumulen.


Digestión – Mientras que la sal comercial reduce las capacidades digestivas, la sal con un espectro completo de minerales trabaja de un modo opuesto y fortalece la digestión.


Congestión – Muchas personas tienen cavidades nasales bloqueadas crónicamente. Probablemente le echen la culpa a una alergia al trigo o los lácteos, cuando en realidad el problema puede ser el resultado de un déficit de sal “buena.” La sal marina literalmente retira mucosa del cuerpo – mucha gente nota esto cuando comienzan a consumirla.


Vía | vivirsalud.com

Hacer un comentario:

Tags: ,
Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+