Home » Estética » Lo último en cremas para que sepas que te pones en la cara

Lo último en cremas para que sepas que te pones en la cara

Cremas

Compuesta por más de 3 billones de células activas que funcionan como minicomputadoras, tu piel no para de autorregenerarse para mantener intactas sus propiedades. Sin embargo, con los años sus funciones vitales se ralentizan… Las causas pueden ser variadas y de muy diferente índole: desde la edad biológica de la piel (que viene determinada por causas internas como los hábitos alimenticios, de sueño, etc., y también puramente genéticas), pasando por las agresiones que soporta del exterior (sol, contaminación, luz, viento, humedad, calefacción…).

El objetivo de las firmas cosméticas es obtener una receta capaz de reparar las células cutáneas en vías de extinción. Según Francesc Balaguer, Presidente de la Asociación Española de Químicos Cosméticos, hoy las cremas más demandadas tienen por lo menos tres factores comunes: “una composición inocua, que estabilice los activos que tanto ha costado descubrir (para que no se degraden) y que contenga vehiculizadores que transporten los ingredientes a su destino, y los depositen de manera eficiente”. Nosotras añadimos que nos den plena confianza y su textura nos enamore.

Del liposoma a las células madres

Te hacemos un resumen de los ingredientes que han conquistado nuestros cuidados. Producto de la investigación de laboratorios médicos, sus propiedades revolucionaron (y revolucionan) el mundo de la belleza.

Liposomas: Aparecieron en los años 70 gracias a Dior, que los patentó en su línea Capture, y siguen de actualidad. Qué hacen: que las cremas funcionen mejor. Llevan los ingredientes al interior de las células.

Coenzima Q10: El profesor Peter Mitchell recibió el Premio Nobel en 1978 por su descubrimiento. Nivea y Juvena fueron pioneros en formular con Q10 y hoy Nivea vende 2.222 cremas Nivea Visage Q10 en el mundo !por hora! Qué hace: devuelve a las células de la piel la energía que pierde con los años.

Células madre: La mayoría de las marcas cosméticas las obtienen de las manzanas y Guerlain, de las orquídeas. Qué hacen: tienen la capacidad de producir células nuevas para reparar los daños que las viejas no pueden.

Retinol: Es vitamina A pura. En 1995 Roc la incluyó por primera vez en una fórmula cosmética y desde entonces ha formado parte de los tratamientos más punteros. Qué hace: es un antioxidante que evita que las célula se oxiden y creen los radicales libres que dañan su normal funcionamiento.

Nanosomas: Son los hermanos superdotados del liposoma. Qué hacen: por su menor tamaño consiguen llevar los activos a capas aún más profundas de la piel, reparando, hidratando, o reenergizando desde más abajo.

Ácido hialurónico: Estas moléculas son el principal hidratante natural de nuestra piel. Qué hacen: captan el agua y la retienen para dar humedad.

Filtros solares

Muchas se preguntan por qué las cremas de tratamiento no incluyen filtros solares altos. Y es que no son fáciles de integrar porque “engordan” la textura haciéndola poco confortable. Y es que, hasta hace pocos años, los solares eran demasiado opacos y algo pegajosos. ¿La razón? Sólo incluían filtros físicos, formulados a base de talco micronizado y partículas de dióxido de titanio, que forman una máscara que actúa rebotando la radiación como lo haría un espejo. Con la aparición de los filtros químicos las texturas mejoraron. Sus ingredientes son capaces de fundirse con la piel para crear una barrera interior que impide que los rayos de sol lleguen a las células. Gracias a ellos ya puedes encontrar cosméticos con SPF 30.

Pruebas para los cosméticos

¿Sabías que antes de salir al mercado, absolutamente todas las cremas pasan por su particular selectividad? Puedes estar tranquila: cada fórmula debe superar y con muy buena nota una batería de test alérgicos, de compatibilidad y por supuesto de eficacia para ser aprobada por la legislación europea y americana (FDA). Cuanta mayor sea la cantidad de ellos y más amplia su muestra, mayor seguridad sobre su inocuidad y eficacia tendrás. Para que te hagas una idea, Clinique somete cada uno de sus productos a 12 pruebas de alergia en 600 individuos cada vez… Desde el año 2000 la legislación internacional cosmética prohíbe someter a los animales a pruebas de laboratorio para probar la inocuidad de cosméticos (y cualquier otra sustancia consumible por el ser humano). Por lo que hoy en día todo se prueba sobre humanos. ¿Cómo? A través de test in vitro, que utilizan un cultivo artificial de piel humana en laboratorio. Estos últimos se utilizan para composiciones complejas o de alguna manera arriesgadas. Te contamos cómo funcionan dos de ellos.

Test de cometas: Gracias a esta prueba de laboratorio in vitro, los científicos miden el impacto de la radiación solar en el ADN celular y buscan ingredientes o mezclas que lo neutralicen. Es decir, prueban que sus creaciones defienden realmente de las agresiones externas o buscan la manera de que lo hagan, incluyendo ingredientes que superen la prueba. Es un test in vitro (con tejido cultivado). Como ejemplo, gracias a este método los laboratorios Vichy descubrieron que los polifenoles de cítricos aumentan las defensas, neutralizan los radicales libres (toxinas, UVA y agantes externos que las dañan) y preservan la integridad del ADN celular. Desde entonces, muchas marcas los usan.

Biochips: Son minidispositivos con los que se obtienen datos genéticos muy precisos sobre las causas de envejecimiento cutáneo. Gracias a ellos se tiene un conocimiento de la piel que permite elegir los ingredientes más apropiados al afecto que se quiere conseguir. En resumen: se consigue acertar con los ingredientes que cada piel necesita.

Cosméticos hight tech

Es el turno de la cosmética inteligente que combina sus fórmulas con los logros más laureados en otros campos científicos.

Con las pilas puestas: El doctor Ming Zhao, de la Universidad de Aberdeen, demostró en 2006 que los campos aléctricos estimulaban la cicatrización cutánea y, por tanto, podían reparar algunas de las cicatrices más comunes en el ser humano: las arrugas. Observando la capacidad de restablecimiento de la comunicación entre células de la piel que tienen los pulsos eléctricos que generan algunos aparatos de estética y después de cinco años de investigaciónes exhaustivas en este sentido, la cosmética se apunta un tanto con e-Pulse, de Roc.

Neurocosmética: Es la ciencia que se vale de técnicas como la aromaterapia o la cromoterapia para acceder a los neurotransmisores celulares, responsables de la comunicación entre células. Así, pueden influir en los mensajes que se envían entre sí. Los científicos de Shiseido han aprovechado este descubrimiento para “hablar” con las células grasas y que estas se deshagan del exceso de grasa y dejan de acumularla.

Texturas: ¿Cuál te toca?

Los laboratorios saben que el éxito de una fórmula depende en gran medida de su textura. ¿Cuál es la mejor crema?. La que te pongas. Y para que esto sea así es fundamental que te aporte dos placeres inmediatos: una eficacia flash (además de a medio y largo plazo) y un placer sensorial. Es decir, que estés deseando ponértela. Y para ello, la textura es fundamental. Te ayudamos a saber cuál es la que mejor te va.

Crema: Es la receta convencional, ideal para pieles secas y sensibles. Lo último es hidrocomposite, una técnica de presurizado que centrifuga los ingredientes activos junto con agua del Mar Muerto, oxígeno e hidrógeno para obtener una fórmula sedosa y de rápida absorción.

Fluido: De estructura ultrafina, esta fórmula superligera es ideal para pieles con tendencia a la irritación, ya que no necesita ser masajeada para que se absorba. Es sin duda la textura perfecta también para los tediosos tratamientos corporales. Especialmente cuando eres tú quien se los tiene que extender.

Gel: Carente de aceites, constituye la mejor opción para las pieles grasas, mixtas o acnéicas. Esta textura ultrarrefrescante está presente en muchos de los nuevos contornos para ojos, ya que están especialmente formulados para tratar zonas muy delicadas.

Sérum: Se usa antes de la crema. Formulado a base de moléculas microscópicas y capaz de penetrar hasta las capas más profundas de la piel, es ideal para tratamientos intensivos. Espera diez minutos antes de aplicar la crema para que haga efecto.

Vía | tuestetica.com

Hacer un comentario:

Tags: , , ,
Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+