Home » General » Lo último para eliminar manchas en la piel

Lo último para eliminar manchas en la piel

Manchas en la piel



Consultar al especialista es prioridad para determinar su causa. En esta nota le contamos qué tipos existen, cuándo es mejor tratarlas, y cuáles son las últimas novedades en tratamientos específicos.


Después de haber tomado sol, aún cuando nos hayamos cuidado, solemos descubrir pequeñas manchas color café en zonas como el rostro, los hombros, el escote o las manos. ¿Por qué se producen?


Los factores externos alteran la producción natural de melanina (una sustancia indispensable para la vida celular porque proporciona coloración a nuestra piel, a nuestro cabello y a nuestros ojos, además de ser un potente escudo fotoprotector), y hacen que ésta se genere en exceso. Esto da lugar a esa hiperpigmentación que advertimos en la aparición de estas primeras máculas marrones.


“Cuanto más joven sea la mácula, más rápido y efectivo va a resultar el tratamiento. De lo contrario puede permanecer por años” asegura el doctor Edgardo Chouela, Profesor titular de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, y destaca que ante la aparición de una mancha en la piel es fundamental consultar al especialista ya que es clave determinar su origen para poder tratarlas enseguida.


Las manchas son diferentes y podemos distinguir los siguientes tipos


Melasma: manchas que pueden aparecer desde los 20 años. Son de color marrón oscuro, simétrico y se dan más frecuentemente en pieles morenas. Aparecen en la cara (sobre el bozo, pómulos, mejilla, frente o alrededor de los ojos) como parches hiperpigmentados. Se deben a un exceso de exposición solar pero también al embarazo, trastornos hormonales o tratamientos anticonceptivos, entre otros factores. Aún cuando se lo combata muchas veces el melasma tiende a volver. Por esta razón es muy importante el cuidado de la exposición de la piel al sol.


Lentigos: aparecen después de la exposición de años al sol. Son manchas oscuras, pequeñas y bien delimitadas que aparecen en las zonas más fotoexpuestas de cara, pecho, dorso de manos y cara anterior de miembros superiores e inferiores. Se deben a la acumulación excesiva de melanina dentro de las células epidérmicas, el relación con las vecinas. Suelen aparecer a partir de los 30 años y tiene que ver con una predisposición y mucha exposición solar.


Queratosis actínicas: son otro tipo de manchas causadas por el sol. Se dan especialmente en pieles claras con ojos claros. en general son rosadas, y provocan ardor.


Manchas blancas: son como canas de la piel, en piernas o brazos provocadas por el daño solar que al envejecer el melanocito (célula que fabrica el color) deja de elaborar pigmento y da como resultado manchas blancas. Las por la diferencia de tonalidad. Otras manchas blancas son causadas por el vitiligo, éstas son crónicas y a veces pueden tener el borde hiperpigmentado. Son de origen desconocido y se las relaciona con transtornos hepáticos o endocrinológicos.


A pesar de que el envejecimiento celular que las produce es irreversible, con el tratamiento adecuado su aparición e, incluso, mejorar los signos visibles de las mismas.


A cada mancha su tratamiento


Cada mancha requiere de un tratamiento específico, de acuerdo con su diagnóstico dermatológico, al tipo de piel en que asienta y a las características generales del individuo que la padece. Por lo tanto no existe un tratamiento indiscriminado de las manchas, sino que cada una de ellas tiene que recibir el más adecuado. Las posibilidades terapéuticas van desde cremas despigmentantes hasta el empleo de los láseres más sofisticados, pasando por procedimientos de baja complejidad como los peelings y las microdermoabrasiones.


Cremas despigmentantes y microdermoabrasión con punta de diamante: ideales para tratar el caso de fotoenvejecimiento leve. El segundo es un procedimiento realizado por el dermatólogo, que remueve las capas más superficiales de la epidermis.


Peelings: se realizan con diferentes ácidos y en concentraciones que dependen de una serie de variables tan amplias que sólo el dermatólogo está en condiciones de considerar. Actúan exfoliando las células muertas de la piel y dejando al descubierto las nuevas que constituyen la piel fresca que se encontraba debajo de la capa envejecida.


Láser y Luz pulsada: se utilizan en casos importantes cuando se busca eliminar las manchas marrones mediante la remoción del pigmento. El objetivo es que el pigmento absorba la energía lumínica de la fuente de luz empleada y se fragmente en partículas más pequeñas, de tal forma que el organismo pueda removerlas, sin dejar secuelas cicatrizales o despigmentación residual. El gran avance de los últimos cinco años para el tratamiento de las manchas hiperpigmentadas de la piel es el empleo del láser que produce millones de orificios microscópicos en la piel, invisibles a simple vista y que no dejan más que un enrojecimiento temporario. A través de los mismos se extruye el pigmento excesivo y además aumenta la penetración de las sustancias despigmentantes, y se logran buenos resultados terapéuticos. Actúa además sobre los demás componentes del fotoenvejecimiento, mojorando la textura, el color y la suavidad de la piel.


Combinación de láseres: para las manchas de la cara, cuello o escote, el tratamiento más avanzado es el Citrine, que combina la tecnología Dot Therapy (laser de CO2 fraccionado) con láser Nd-YAG “QSwitch”. No sólo mejora las manchas, sino también otros signos del fotoenvejecimiento como arrugas finas, poros dilatados y de la textura de la piel.


Lo nuevo en tratamientos para manchas en la piel


Los tratamientos tradicionales de peelings utilizan hidriquinona, TCA, ácido glicólico, MD Peel, salicílico. Deben estar muy bien indicados ya que pueden producir efectos rebote agravando la situación. Entre las novedades dentro de los peelings, los doctores Guillermo Blugerman y diego Schaveltson proponen un nuevo tratamiento que bloquea la producción de melanina e inhibe la acción de la enzima tirosinasa, activante de la síntesis de los pigmentos de la piel. Se puede llevar a cabo en cualquier época del año y es compatible con cualquier tipo de piel. Las manchas con mejor pronóstico son las más oscuras y las aparecidas durante el embarazo. Combina acciones de gabinete con las realizadas en casa y es necesario el control periódico del médico. A partir del segundo día también se puede usar maquillaje. Otro tratamiento es el Soli-tone, que utiliza la acción de la luz sobre el tejido y produce fotobioestimulación. Las ondas luminosas con filtros de colores trabajan sobre el fotoenvejecimiento, la verde disminuye especialmente la producción de melanina. Se puede combinar con peelings químicos suaves.


Para pieles sensibles


A diferencia del peeling químico y la dermoabrasión, el peeling ultrasónico no irrita la piel y puede utilizarse en cualquier fototipo durante todo el año. La última novedad se llama Herkin y conjuga los beneficios del ultrasonido y la corriente galvánica. Esta aparatología cuenta con una espátula exfoliante que emite 28.000 vibraciones por segundo, remueve la capa córnea, y otorga en forma inmediata el aspecto lozano de la piel y atenúa las manchas. Otro novedoso sistema es el que combina agua y oxigeno: Oxi-peel system realiza una dermoabrasión basada en el uso de los principios de inyección utilizados en la aeronáutica. El oxígeno y la solución salina en forma de micro gotas, a velocidad supersónica, toma contacto con la piel y produce una mejor exfoliación.


Ingredientes en cremas:


En el mercado existen cremas de tratamiento que ayudan a mantener los resultados de los procedimientos blanqueadores médicos. Todas contienen protector solar arriba de 15 para proteger del sol, y los principios activos que suelen formar parte de sus fórmulas cosméticas son:


Fitocomplejo de soja: unifica el tono de la piel y reduce visiblemente las manchas.


Ácido Dioico: reduce las manchas y empareja el tono de la piel.


LHA (lipohidroxiácido): activo queratólico que genera microexfoliación.


Ácido Kójico: despigmentante derivado del arroz.


Ceramida blanca: frena la producción de melanina.


Las cremas despigmentantes son efectivas para tratar el fotoenvejecimiento leve.


¿Cuándo realizar un tratamiento anti-manchas? El mejor momento es en el otoño y en el invierno.


¿Cuánto tarda la mancha en desaparecer? Esto depende del tipo de mancha y de la combinación de los tratamientos.


¿Qué resulta más efectivo? La mejor forma de tratar las manchas es combinar varios tratamientos para potenciar los resultados.


Las medidas preventivas: Usar protector solar todos los días del año y, en la medida de lo posible, evitar exponerse al sol.


La opinión de una especialista:


Doctora Irene Bermejo, dermatóloga. Miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología.


• Las manchas que aparecen después de las vacaciones pueden ser de distintos orígenes, muchas de ellas se tratan y desaparecen, por ejemplo los lentigos solares. Los melasmas, manchas que aparecen en el bozo o en la frente, requieren de más tiempo de tratamiento y paciencia.


• Pueden volver a aparecer, pero con protección y cremas de base en tratamiento domiciliario, las “mantenemos a raya”. Se puede volver a disfrutar del tiempo libre y del sol con los cuidados que el profesional indique en cada caso.


Sólo las manchas de orígen névico (lunares) pueden convertirse en malignas en un número reducido de casos. Son los melanomas, los tumores que se originan en ciertos lunares.


• Por lo tanto el control con el dermatólogo antes y después del verano es imprescindible si existen lunares en el cuerpo. No todos son para preocupar, es el profesional quien debe instruir al paciente en cada caso.


• No existen los “lunares malignos”, en ese caso el lunar ya se convirtió en un melanoma, es decir, un tumor, y hay que actuar de forma rápida. Los lunares, en especial los displásicos, tienen características en su color, tamaño, forma y bordes, que permiten con técnicas como la dermatoscopía (técnica de consultorio no invasiva ni dolorosa) reconocerlos, controlarlos periódicamente o extirparlos según el caso. Los lunares benignos tienen sus características propias pero sólo el profesional puede diferenciarlos.


• No toda alteración en el aspecto en el aspecto de la piel debe ser interpretada como maligna, la biopsia es un recurso habitual del dermatólogo que permite realizar un diagnóstico de precisión y realizar el tratamiento correspondiente. En dermatología, biopsia no es sinónimo de cáncer.


Vía | tuestetica.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+