Home » Salud, Tratamientos » Oxigenoterapia

Oxigenoterapia

Oxigenoterapia

El oxígeno es un elemento muy abundante en la naturaleza, su símbolo es O y su número atómico 8; fue descubierto en 1773 por el químico sueco K.W. Scheele. Representa el 46,6 % de la corteza terrestre, en forma de silicatos y carbonatos. Forma parte del agua líquida y también lo encontramos en la atmósfera, siendo necesario para el mantenimiento de la vida.

El oxígeno es un gas incoloro, inodoro e insípido, que respirado puro produce una aceleración del ritmo vital. Su forma más común es la molécula de O2 y lo encontramos también como O3, ozono.

Se obtiene industrialmente por destilación fraccionada del aire líquido, o por electrolisis de determinados compuestos. Tradicionalmente se ha utilizado para aumentar la eficiencia de los altos hornos, y como combustible en vehículos espaciales.

Uso Terapéutico

La oxigenoterapia, como uso terapéutico del oxígeno, se administra en concentraciones mayores que las del aire ambiente, para tratar o prevenir los síntomas y las manifestaciones de la hipoxia (deficiencia de oxígeno en los tejidos).

Se debe prescribir basándose en un juicio clínico cuidadoso realizando una Pulsioximetría (método no invasivo que permite determinar el nivel de saturación de oxigeno de la sangre) y administrarse de forma correcta y segura.

En cuanto a la posible toxicidad, ésta se observa en individuos que reciben oxígeno en altas concentraciones (mayores del 60% por más de 24 horas, a las cuales se llega sólo en ventilación mecánica en enfermos intubados).

Uso en Estética y Cosmética

Los japoneses fueron los primeros en aspirar oxígeno como tratamiento relajante o preventivo en los años 40. Después pasó a Estados Unidos y a Europa.

Respirando aire puro, en plena naturaleza, nos llenamos de oxígeno que devuelve la vida a nuestras células, las hace rendir mejor y regenerarse. Por ello estas terapias son beneficiosas para la piel. Ayuda a rejuvenecer, reafirmar y facilitar la penetración de los productos cosméticos, potenciando su acción, y ayudando a retrasar el envejecimiento.

Para aprovechar todas las ventajas de este elemento en cosmética, existe una amplia gama de productos que estimulan la liberación de oxígeno, partiendo de un componente mineral.

También tenemos fórmulas para quienes necesitan un tratamiento antiestrés y antifatiga, que refrescan y regeneran la piel. Pueden utilizarse, como complemento, para el tratamiento del acné y la celulitis, entre otros.

Por otra parte, también contamos con los tratamientos clásicos de oxígeno como el “oxígeno relax”, la ducha de oxígeno, estimulación “antiaging” y el oxígeno concentrado (respirar oxígeno en una concentración más alta que la habitual). Se combina con esencias de aromaterapia por lo que puede utilizarse para diferentes tratamientos.

Oxígeno concentrado

Existen aparatos, que filtran y depuran el aire del ambiente concentrándolo hasta el 90% por lo que el organismo recibe hasta un 50 % de oxígeno puro, combinándolo con aceites esenciales. El tratamiento dura unos diez minutos y sus resultados se aprecian en una media hora. Es recomendable aplicarlo tres veces por semana.

Los aceites esenciales de este tratamiento se escogen según los gustos o necesidades personales. Algunos son:
•    Aceites esenciales de naranja, canela, violetas, rosas y prímula. Alivian la fatiga.
•    Aceites de lavanda, hiedra y cedro. Depurativos y relajantes.
•    Aceite de lavanda, melisa y limón. Son refrescantes y descongestionantes.
•    Aceites de canela, ylang-ylang, roble y aceite de girasol. Con acción antinflamatoria y  estimulante.

Baño corporal

Este  tratamiento consiste en atomizar el oxígeno puro por todo el cuerpo. Además de mejorar el aspecto de la piel, incrementa la actividad celular y dinamiza la circulación.
Es aconsejable para pieles desvitalizadas o envejecidas, puesto que calma y equilibra la oxigenación natural de la epidermis del cuerpo.

Fuente: spainfitness.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+