Home » Salud » Será lumbago o algo más serio?

Será lumbago o algo más serio?


Muchas veces sentimos un fuerte dolor en el área lumbar que nos deja literalmente doblados, pero luego nos acostumbramos y le damos poca importancia porque consideramos que fue originada por una mala postura (sobrecarga funcional o postural) y que en menos de 15 días ya no sentiremos molestias.


Sin embargo, puede que este dolor no sea originado por el lumbago sino por otra enfermedad más seria.


De allí, la necesidad de identificar los síntomas para poder así determinar la dolencia más si ha pasado tiempo y no se observa mejoría. A continuación algunas enfermedades que también ocasionan dolores parecidos a la lumbalgia.


Hernia discal
Por qué duele. La columna vertebral tiene unos discos que actúan como “cojines” entre las vértebras que permiten su movimiento. Cuando se degeneran y pierden elasticidad, comprimen los nervios que los rodean y aparece la hernia.


Cómo es el dolor. En este caso no se calma con el reposo— y perdura más allá de 3 semanas—, se irradia y puede ir desde la cintura hasta el pie, pasando por el glúteo, el muslo y la pantorrilla. Es lo que popularmente se conoce como ciática. Normalmente el dolor disminuye al caminar y se incrementa al permanecer quieto durante un rato. Además… También puede presentarse una sensación de hormigueo o de pérdida de fuerza muscular, causada por los daños neurológicos que provocan la irritación o compresión de las raíces nerviosas.


Infección renal
Las bacterias que atacan al aparato urinario no solo pueden infectar la vejiga (cistitis), también pueden llegar al riñón provocando una pielonefritis. Aunque este tipo de infección renal no es tan conocido, se sabe que afecta más a las mujeres que a hombres y que puede provocar dolor lumbar. Si no se detecta a tiempo, la infección puede evolucionar hacia una insuficiencia renal.


Por qué duele. Cuando las bacterias atacan el riñon este se defiende poniendo en funcionamiento unas moléculas que tienen como objetivo destruirlas. Pero si las bacterias vencen estas defensas y “ganan” se genera una respuesta inflamatoria. Al hincharse el riñon, puede oprimir la zona lumbar y causar el dolor.


Cómo es el dolor. Las personas con infección renal sienten un dolor lumbar intenso y súbito (parecido al que provocan los cólicos) que se extiende hacia el abdomen. Además, tienen fiebre y sienten escalofríos y náuseas. Por otro lado, el dolor no se alivia al estar en la cama con las piernas flexionadas, como sí ocurre cuando sufres lumbago.


Herpes zoster
Esta enfermedad infecciosa provocada por un virus hace que se inflamen ciertos ganglios nerviosos. Produce un dolor que se extiende a lo largo del nervio afectado y aparecen unas ampollas en la piel de esta zona. Antes de que salgan, el dolor que lo precede se parece al que se siente en caso de tener una hernia discal.


Cálculos biliares.
Si se forman cálculos (pequeñas piedrecitas) en la vesícula y se bloquea el conducto biliar se manifiesta con un dolor intenso debajo de las costillas derechas (la zona anterior del abdomen) y suele irradiarse a la espalda. El dolor, que puede durar hasta 4 días, se asemeja al de una lumbalgia.


Valvulopatía
Por qué duele. Una disfunción valvular puede provocar pequeñas embolias o infartos renales (que obstruyen la arteria renal). Estas pequeñas obstrucciones en ocasiones causan el dolor constante y agudo en la zona lumbar.


Cómo es el dolor. En este caso la molestia es intensa y más severa en la zona lumbar baja y se irradia hacia el área inguinal, donde termina el abdomen y comienzan las piernas.


Tumor oculto en la médula espinal
Un crecimiento anormal de tejido puede acabar causando lo que se conoce como síndrome de compresión espinal y causar una sensación parecida a una lumbalgia.


Por qué duele. Cuando aparece un tumor en la médula espinal este tejido puede acabar comprimiendo el hueso y los nervios.


Cómo es el dolor. La compresión de los nervios de la médula espinal puede hacer que se presente también una sensación constante de quemazón en la zona. Algunas veces se acompaña de cierta debilidad muscular.


En este caso… Existen signos que pueden alertar de la presencia del tumor. Pérdida de peso injustificable, fiebre constante, deformidad y fragilidad ósea son algunas de las señales más evidentes que acompañan al dolor lumbar. Es necesario informar al médico de estos síntomas para que se adopte el tratamiento más adecuado.


Vía | saludnaturalybelleza.com

Hacer un comentario:

Tags: ,
Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+