Home » Nutrición » Soluciones caseras para mejorar la digestión

Soluciones caseras para mejorar la digestión

Cuantas veces nos levantamos de la mesa con sensación de pesadez y esta nos acompaña a lo largo del día. Las malas digestiones no solo dejan nuestro abdomen hinchado y un malestar general, también nos “roban” la fuerza, dejándonos sin energía para afrontar el resto de la jornada.


Con frutas, verduras y hierbas aromáticas, puedes conseguir de forma natural, que tus digestiones sean lo más ligeras posible:


En el desayuno o como postre, esta fruta tropical actúa como uno de los mejores tónicos estomacales. Además de sus vitaminas y fibra, es rica en papaína, lo que mejora la digestión, en especial si has comido carnes.



Tómalo en infusión, o rallando la raíz en la preparación de algunos platos, ya que es uno de los mejores “limpiadores” de estómago. Al estimular los jugos gástricos, alivia la pesadez y la hinchazón abdominal, los gases y la acidez. Ten en cuenta que aumenta la temperatura corporal, por eso es mejor evitar las infusiones si tienes fiebre.



Como postre después de una comida pesada, los productos lácteos fermentados ayudan a que las digestiones sean menos pesadas, en especial si son naturales y no les añades azúcar o los eliges con bífidos. En especial te producirán alivio cuando hayas consumido legumbres, o después de aquella comidas demasiado grasas.



Puedes usarla para aderezar tus platos o añadirla a las salsas caseras, incluso en infusiones. Pero siempre en poca cantidad, ya que de lo contrario puede ocasionar el efecto opuesto a lo buscado.



Numerosos estudios avalan sus propiedades digestivas. Puedes espolvorearla sobre tus postres o yogures, o bien hervir su corteza para elaborar una infusión y tomarla después de las comidas. Y si durante la digestión acumulas gases, toma una cucharadita de miel con canela. Lo que si debes tener en cuenta es que la canela en exceso aumenta el apetito.



Puedes tomarla a cualquier hora del día. Contiene bromelina, una enzima proteica, que además de su función digestiva, ayuda a combatir la retención de líquidos, y también posee propiedades antiinflamatorias. Si sueles tener malas digestiones a última hora del día o quieres ir a la cama temprano, cena un plato de piña con jamón, lo cual resulta ligero y equilibrado en ese momento, pero también entre horas.



Los pimientos crudos se digieren bastante mejor que los cocinados, y lo mismo ocurre con la zanahoria. Procura tener siempre en la nevera palitos de estos crudités, y tómalos entre horas o úsalos para acompañar los platos principales.



Fuente: Revista Benessere mayo 2011.


Vía | lineayforma.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+