Home » Belleza, General » Un rostro radiante y con buen color es posible todo el año

Un rostro radiante y con buen color es posible todo el año

Un rostro luminoso y sano

Cada vez están más lejos los tiempos en que el bronceado era síntoma de salud. Ahora sabemos que el famosos “moreno”, mucho más si es tipo torrefacto, es síntoma de daño cutáneo. Sin embargo. ¿quién no desea lucir una piel esplándida, saludable, llena de vitalidad? Estos son los secretos para conseguirlo y lucir buen color ¡siempre!

El dorado más sano

La que avisa no es traidora: una vez que se domina el arte del autobronceado, ¡es difícil renunciar a él! La maestría pasa por la preparación (exfoliación previa, ¡imprescindible!), aplicación cuidadosa (nada de dejar áreas sin cubrir) y moderación, tanto en la cantidad de reaplicaciones (un exceso sólo consigue un tono naranja chillón de piel) como en la tonalidad escogida: clara para pieles pálidas y oscura sólo para pieles más oliváceas. ¿El complemento perfecto? Un poco de colorete rosa vivo.

Vitaminas radiantes, grandes aliadas de tu piel

Como explica Luz Garcia Toro, farmacéutica encargada de comunicación de Arkochim, “los suplementos nutricionales no sustituyen, sino que complementan los principios naturales que deberían estar en una dieta adecuada, y su concentración más elevada los hace especialmente efectivos”. Para mejorar la luminosidad cutánea, ella recomienda levadura de cerveza “por su contenido en vitamina B, minerales y oligoelementos”. No se puede subestimar tampoco la importancia de los antioxidantes: asegurarse una dieta variada, rica en vitaminas C, E, selenio y magnesio asegura un buen estado de todo el organismo, ¡piel incluida!

Manchas ¡cuidado también en invierno!

“Aunque hay otros factores que influyen en la aparición de manchas, sin una exposición al sol, éstas no aparecerán”, explica el doctor Ricardo Ruiz Rodríguez. Por eso, él recomienda tener cuidado con la radiación ultravioleta. “Tomar sol no es sólo estar tumbados en la playa frente al sol. La fotoprotección es esencial no sólo en verano, sino también al realizar cualquier actividad al aire libre en horas de sol. Y es que la piel tiene memoria: la radiación solar es acumulativa, y ello debe hacernos conscientes del sol que llevamos tomando desde la infansia”.

¿Que otros factores pueden causar las antiestéticas manchas sobre la piel? “Lo más frecuentes son los tratamientos hormonales (anticonceptivos), determinados medicamentos, factores genéticos, la edad, el fototipo cutáneo (las pieles más blancas son más vulnerables), los cosméticos con perfumes, el tabaco, infecciones bacterianas o por hongos o enfermedades tiroideas autoinmunitarias”, aclara el doctor Ruiz Rodríguez.

Para atenuarlas , el doctor afirma: “Es esencial acudir al dermatólogo para determinar la etilogía de la mancha. Hay que saber qué tipo de pigmentación es, su naturaleza y su posible causa”, contiún el doctor Ruiz Rodríguez. Sólo un buen diagnóstico médico asegura un tratamiento correcto.

La luz: elemento clave de maquillaje

Evita los fondos de maquillaje muy mates: absorben a luz y le restan resplandor. Opta por bases ligeramente satinadas y matiza los brillos indeseados con polvos traslúcidos.

Aplicar un iluminador en el area lagrimal, bajo las cejas, en lo alto de los pómulos, en las líneas que van de la nariz a las comisuras de la boca e incluso bajo el cuello aporta muchísima luz al rostro y le da un aire más fresco.

Es imposible subestimar la importancia de un toque de colorete bien elegido: refresca hasta la tez más cansada y le aporta vida.

Cuidado con los tonos muy castaños: pueden apagar la expresión. Si se opta por un maquillaje nude, ha de tener subtonos melocotón o rosa, que aportan un aire más vibrante a la carnación natural de labios y majillas.

Cabinas de rayos UVA ¡cuidado, peligro!

Que levante la mano quien no se haya sentido tentado jamás a “darse unos UVA” para lucir un poquito de color. Sin embargo, los dermatólogos no cesan en sus advertencias al respecto. El doctor José Carlos Moreno, presidente de la Academia Española de Dermatología, explica: “Como courre con productos como el tabaco, debería indicarse a los usuarios que la radiación ultravioleta puede ser perjudicial para la salud”. No duda en explicar los motivos que las hacen peligrosas. “Si no se usan bajo control médico y siguiendo indicaciones terapéuticas, estas cabinas son siempre un enorme peligro por la radiación ultravioleta en sí. A ello se une que a menudo se utilizan sin ningún tipo de fotoprotección y que las deficiencias de muchos de estos aparatos escapan al control de las autoridades sanitarias. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha elevado al nivel de riesgo máximo este tipo de tecnología, sin que exista en nuestro país ningún tipo de restricción legal en torno a ello”, continúa el doctor Moreno.

La Academia Española de Dermatología, preocupada por las consecuencias negativas de estas cabinas, insiste en que su uso cosmético es una práctica no exenta de riesgos que si, a pesar de ello decide practicarse, debe hacerse considerando utilizar servicios avalados por Sanidad, sometidos a controles periódicos y con personal formado; declarar la toma de medicamentos que pueden potenciar la acción de los UVA y proteger siempre los ojos (por el riesgo a desarrolar cataratas) y genitales, áreas con especial peligro de desarrollo de cáncer, así como usar fotoprotección media hora antes e hidratación tras cada sesión.

via: tuestetica.com

Hacer un comentario:

Copyright © 2011 | Derechos Reservados. | Política de privacidad | Contacto

Un sitio de ONLIC

Google+